Make your own free website on Tripod.com
Página Web de Shakira
Noticias de Shakira
Esta página fue tomada de la revista Diners Año XXXIX No.381 de Diciembre de 2001
Ampliación de la portada de la Revista Diners Año XXXIX No.381 de Diciembre de 2001 Shakira

El sueño americano

Hasta Los Simpsons la aman y la nombran. Es la colombiana más famosa de la historia. Ya vendió más de dos millones de copias de su último disco, Laundry service, y la prensa internacional piensa que es tan importante como Madonna. Shakira encontró el mejor camino para viajar de Barranquilla al cielo.

Por Jorge Hernán Gómez

Homero Simpsons también está hablando de Shakira. Lo hizo durante catorce segundos, en un capítulo de la famosa serie de dibujos animados estadounidense. Con su breve y elocuente discurso confirmó la entrada de Shakira en el estridente y antiguo cielo de la fama y la gloria. No es fácil llegar a formar parte de los Simpsons.


Es tal vez el mayor mérito de la artista, un mérito que comparte con George Bush padre, Michael Jackson, Bill Clinton, el papa Juan Pablo II, Sharon Stone, Michael Jordan y los agentes Scully y Mulder, de los Archivos Secretos X, quienes también tuvieron su cuarto de hora junto a las estrellas amarillas. Ningún colombiano había sido mencionado jamás en Los Simpsons. Y ningún colombiano, como para completar la hazaña, había tenido el privilegio de colgar afiches de 85 x 32 cm en las paredes más visibles de dos santuarios inviolables llamados Virgin records, en Times Square, y Towers Eecords, en el Village, los dos almacenes más importantes de Nueva York y del mundo.

Pero para llegar a Los Simpsons, a Virgin y a Tower, y para convencer a los 150.000 estodounidenses que ya se están aprendiendo las canciones de su último trabajo musical, Shakira Mebarak Ripoll debió atravesar un largo camino de conquistas. Tuvo que empezar por subyugar con su embrujo y su danza árabe -una danza de la que se convirtió en propietaria absoluta desde los cinco años- a la insólita e hirviente ciudad de Barranquilla. Después arrasó con Colombia entera. Se les metió por los ojos y los oídos a sus compatriotas con las historias musicales irreverentes de Pies Descalzos y Dónde están los ladrones. Y como si ella misma fuera la ladrona experimentada, también se robó en apenas meses de la pasión de Antonio de la Rúa, el hijo del presidente argentino. Y entonces fue la locura y los 41 discos de oro y los 128 de platino. Y la fiebre imitadora de millares de pequeñas Sahkiritas por todo América Latina, que querían pantalones estilo Shakira, trencitas estilo Shakira, acento estilo Shakira y hasta novios estilo Shakira. Y un disco más, el Unplugged en Mtv, el último paso que confirmaría su éxito entre los hispano parlante del mundo y afinaría los detalles para lanzar un "trabajo cross-over", como les encanta llamarlos a los editores de Rolling Stone y Billboard, con canciones en inglés para embrujar a los hijos de Estados Unidos con su intenso canto de sirena.

Y Shakira llegó al cielo. Al de Estados Unidos, que es un poquito más bonito y celestial que el de Colombia y América Latina, porque tiene estrellas y brilla más y a él entran más compradores de discos. Cumplió el sueño americano. Ingresó al cielo en el que ya no hay empanadas ni arroz con coco, sino hot-dogs y donuts. Ese es el cielo con el que se sueña cualquier artista en todo el mundo, hasta los que vieven en las entrañas del monstruo americano.

Días de gloria

Han transcurrido apenas algunas semanas desde que Shakira presentó Laundry Service al mercado musical del mundo y ya sobrepasó la alarmante cifra de dos millones de copias vendidas. Son todos los habitantes de Cali, o la tercera parte de Bogotá escuchando al mismo tiempo el disco de Shakira. En Estados Unidos, donde ya vendió 150.000 copias, se debate en un duelo comercial triple con Britney Spears, diosa rosada de la adolescencia superficial eterna, y con Garth Brooks, leyenda viva de la música country, un cantante esencial para la patria del Tío Sam y casi tan cotidiano como una hamburguesa.

La niña que pelea por el primer puesto de la fama musical con dos de los mayores vendedores en la historia gringa es la única hija barranquillera que se pasea sin recato por los listados de la Billboard, Mtv y las emisoras de todo el mundo. Y no sólo barranquillera. Ya Juan Gossaín definió el árbol genealógico y la impronta ancestral de la nueva estrella: "Es un crisol de razas: en ella conviven el kibbe crudo, la butifarra soledeña y la mandolina de Venecia". Pero el 22 de febrero de 2001 no olía ni a kibbe ni a butifarra. Esa mañana Colombia se levantó oliendo a éxito. La noche anterior Shakira se ganaba el Grammy latino. Fue la noche en que ocurrió el prodigio, la metamorfosis definitiva. Desde ese momento abandonaba el terrenal y monótono mundo de los seres vivientes para convertirse en leyenda. La misma metamorfosis por la que tuvieron que pasar, en algún momento mágico o trágico de sus vidas, personajes como Elvis Presley, Michael Jackson y Marilyn Monroe. Se trata de un fenómeno que no se había dado en la historia de Colombia. Conquistadores del mercado latino, sí, de esos ya habían triunfado varios. Shakira también lo hizo. Y artistas reconocidos en las altas esferas de la música intelectual también. Pero hasta hoy nadie había brillado con el resplandor que lo está haciendo Shakira. Según datos de Mtv, el video que promociona la canción Whenever, wherever se alcanza a ver unas 45.000 veces al día. En Los Angeles, en Barranquilla, en El Cairo y hasta le fin del mundo llega el video de la cantante y compositora. En radio, el número de veces que suena la canción es el triple.

Llenas eres de gracia, carajo

No existe prácticamente ningún periódico ni revista en el mundo que no le haya dedicado carátulas, páginas centrales o por lo menos algunas líneas de reverencia a Shakira. Lo han hecho The New York Post, Le Monde, y las revistas Rolling Stone, Time, Vanity Fair y Billboard. Y El Heraldo, de Barranquilla, lo hace por lo menos cada tercer día. Incluso el Vaterlan, el Monitorul y el Elshaab, los diarios más importantes de Liechtenstein, Rumania y Egipto, pusieron a sus periodistas a averiguar por esa extraña rubia (¿ó pelirroja?, ¿o tiene el pelo negro, o verde? Ya nadie sabe a ciencia cierta de qué color es su cabello, incierto arco iris que muta de acuerdo con designios insondables) y publicaron el mismo día, el 23 de febrero, dos días después de la ceremonia de los Grammy que hizo de la barranquillera que nunca cantó en el coro del colegio una superstar, tres notas que coincidieron en afirmar que era la primera noticia buena que se sabía de Colombia desde los días del Premio Nobel de García Márquez. El mismo tono que utilizó Vanity Fair para calificarla como "el mejor producto de exportación legal de los colombianos".

No sabían egipcios ni rumanos (ni cualquiera que sea el gentilicio de los fans de Shakira en Liechtenstein), que le propio Gabriel García Márquez la había perseguido hasta el cansancio y había tenido que luchar con ejecutivos de Sony y jefes de prensa y organizadores de conciertos, para que liberaran a Shakira durante tres horas, para hacer un reportaje que podría haberse titulado: "El colombiano más famoso del mundo entrevista a la colombiana más famosa del mundo".

Porque ante los ojos del espectáculo es la más famosa. Y tiene testigos. Internet, por ejemplo, que lanza 151.000 páginas cuando alguien quiere buscar sus datos. Una cifra que supera las 133.810 páginas sumadas de García Márquez, Andrés Pastrana, Fernando Botero, Juan Pablo Montoya y "Tirofijo", las otras celebridades nacionales.

Shakira nos ha deslumbrado a todos. Deslumbró a Gabriel García Márquez, que no resistió la tentación de entrevistar a la estrella. Deslubmró con su carisma al Papa. Deslumbró a los Estéfan, en Miami, y ellos sí saben distinguir el oro verdadero del falso. Y a Britney Speras, la reina del pop, quien ya está pensando en invitar a Shakira a cantar con ella (¿Sabrá Briteny que Shakira se inspira en inglés con las poesías de Walt Whitman?) y a Antonio de la Ría, y a los coombianos, y a los libaneses, y a los franceses, y a Barranquilla entera, y vaya a saber si de tanto deslumbrar Shakira se puede ver en el espejo, el espejo de la fama y la celebridad, el espejo del cielo en la tierra.


Desde Los Angeles, Shakira responde en exclusiva para los lectores de la Revista Diners.

Revista Diners: ¿Hacia donde apunta Shakira en el futuro, una joven que con solo 23 años ha obtenido la fama mundial, el dinero y el cariño de cuantos la rodean?

Shakira: Me siento profundamente agradecida con Dios y con la Vida.

El futuro va ligado a la música. Quiero seguir haciendo música por mucho tiempo. Quiero que mi música transcienda en el tiempo. No quiero ser una moda pasajera.

R.D. ¿En qué momento sintió Shakira que era famosa?

S. En mi caso la "fama" ha sido un proceso gradual en mi vida. Ha ido creciendo de la mano de desarrollo como artista.

No me desperté un día pensando "soy famosa".

R.D. En su última edición, Vanity Fair anota: "Shakira es el mejor producto "legal" de exportación de Colombia. Además de una lucha musical, la carrera de Shakira ha sido una constante lucha por mejorar la imagen de Colombia". ¿Cómo puede ayudar a deshacer esos prejuicios y cambiar en la mente de los estadounidenses los estigmas respecto a los colombianos?

S. Mostrarle al mundo la cara amable y positiva de Colombia es una tarea en la cual varios artistas, deportistas y escritores, entre otros, hemos participado. No soy yo el único soldado de esta batalla. Creo que es un proceso que toma tiempo, pero tengo fe en que el mundo finalmente reconocerá el verdadero valor de los colombianos.

R.D. ¿Cómo ha sido y seguirá siendo la lucha de Shakira para conservar su identidad latinoamericana mientras conquista el mercado mundial?

S. La Shakira de Laundry service es la misma Shakira que han escuchado en español, sólo que ahora se expande, pretende crecer, pero sin abandonar el mercado latino del cual proviene. Mis raíces están sembradas en Latinoamérica.

R.D. ¿Cuál es le mayor peligro de la fama?

S. La fama tiene directa relación con la temperatura: es fría cuando diviniza y aleja, y es cálida cuando acerca y humaniza. Pretendo formar parte del grupo de famosos "cálidos".

R.D. Gabriel García Márquez tuvo que pedir una cita con meses de anticipación para poder escribir sus celébre reportaje con Shakira. ¿Qué se siente convertirse en un personaje del realismo mágico de García Márquez?

S. En realidad Gabo no tuvo que pedir una cita con meses de anticipación. Lo que sucedió fue que tuvimos que conciliar nuestras agendas para coordinar el momento en que los dos coincidiéramos en Bogotá. La entrevista con Gabo tiene para mí especial valor. No sólo por lo que Gabo representa en la literatura, sino por el ser humano tan especial que es. La entrevista fue para mí no sólo un honor sino un placer.

R.D. ¿Estaría preparada Shakira para convertirse de nuevo (como lo fue a los doce o trece años) enun personaje anónimo?

S. Estoy preparada y dedicada a expandirme, a llegar con mi música a más lugares. Convertirme en un personaje anónimo no forma parte de mis pensamientos por ahora.

R.D. Shakira, más que una artista, se ha convertido en una marca, en una multinacional. ¿Cómo maneja ese gigantesco negocio que se ha gestado alrededor?

S. Yo no soy ni pretendo ser un producto, ni una marca. Soy un ser humano provisto de sentimientos, emociones, interrogantes y eso es exactamente lo que le transmito a la gente.

Jamás estaría preparada para sólo ser un frío producto exhibido en una estantería.

R.D. ¿Cuál es la fórmula secreta del éxito?

S. No creer que los alcanzado, para continuar soñando y luchando por conquistarlo.

R.D. Shakira es percibida como la mezcla de la pasión y de la razón. ¿Qué sucede cuando alguna de estas dos facultades se desborda y eclipsa a la otra?

S. No soy la mezcla exacta de la pasión y la razón. Las dos habitan en mí, pero turnos en cuanto al papel protagónico.

En ocasiones soy eminentemente racional y en otras netamente emotiva. Cuando eso pasa, ¡amárrense los cinturones!

R.D. Alguna vez dijo que le temía más al matrimonio que a la muerte. ¿Hasta qué punto está dispuesta a sacrificar su carrera artística por una vida tranquila y feliz al lado de un esposo y unos hijos?

S. Encontrar a Antonio de la Rúa, el hombre de mi vida, ha sido el mejor remedio entre la vida personal y la vida profesional.

Sin embargo, si llega el momento de hacer un alto en el camino porque mi vida familiar lo rquiere, lo haría. No podría cerrarle la puerta al amor, el amor es el motor de mi vida.

Regreso
Página diseñada y actualizada por ©Carlos Crismatt Mouthon
E-mail : crismatt@hotmail.com