Make your own free website on Tripod.com
Página Web de Shakira
Página del Tour de la Mangosta

Información de la prensa y de los Fans sobre la gira 2002-2003

Tomado de la edición Digital: www.miami.com/mld/elnuevo/
Posted on Wed, Dec. 04, 2002
RESEÑA
Shakira, rock en familia
ERWIN PEREZ
El Nuevo Herald
JEFFREY BOAN/El Nuevo Herald

A menos de un año de haber comenzado su crossover al mercado angloparlante, Shakira, la niña mimada de la música latina, dio el lunes, en el estadio American Airlines Arena, un espectáculo de alto impacto.

La velada tuvo mucho colorido, entrega por parte de la artista colombiana y, sobre todo, bastante rock, lo cual pareció satisfacer a las más de 10,000 personas que abarrotaron la sede del Miami Heat.

''No hay nada mejor que cantar para la familia y ustedes son mi familia'', saludó la estrella colombiana al comienzo del show, graficando, de paso, la buena atmósfera humana que se vivía en el lugar.

Shakira, que reside aquí, no corrió riesgos al inicio y arrancó con el exitoso Ojos así, que tiene un toque árabe y le permitió mostrar una carta de triunfo que explota mucho ahora: los sensuales movimientos de caderas.

Menuda y siempre descalza, la cantante se agigantaba con una puesta en escena millonaria donde sobresalía una pasarela que cruzaba delante del escenario y la ponía a centímetros del público de los costados cercanos.

En el sentido técnico se puede decir que en el recital no faltó nada, hubo desde equipos de sonido de última generación, efectos lumínicos hasta unas pantallas que se centraban en la anfitriona y en su impecable banda.

Musicalmente hablando pareció que Shakira --que contó con invitados como Gloria y Emilio Estefan-- dividió la presentación en dos fases.

Teniendo como estandarte canciones del disco en inglés Laundry Service, en la primera se inclinó por una mezolanza --poco novedosa pero valiente, considerando su historial más pop-- basada en un concepto de rock algo duro.

''El rock and roll nunca va a morir'', rezaba un cartel aparecido en un mini vídeo clip mostrado por una de las pantallas en esos momentos, en los que brillaron potentes riffs de guitarra a lo Bon Jovi o AC/DC.

En tal lapso la estrella de Barranquilla llegó a hacer una versión de un clásico de AC/DC (Back in Black) pero ''suavizó'' con uno de sus hits, Ciegasordomuda, incluido en el disco Dónde están los ladrones.

El tema provocó uno de los pocos aplausos estruendosos del público. La gente, mayormente latina y con un promedio de edad de entre 28 y 30 años, tuvo un comportamiento de cierta particularidad.

Los espectadores aplaudían y miraban con adoración a Shakira --que se desvivía por impresionar, llegando a tocar batería y bailar con un candelabro en la cabeza-- pero explotaron en ovaciones pocas veces.

¿La razón? Quizá el repertorio, de pocos hits en español y dominado por temas en inglés.

La segunda fase del concierto, parte de la Gira de la mangosta --extraño animal cuya imagen apareció en el telón y también en las pantallas--, hizo correr un poco más de adrenalina y se recostó al pop.

Allí la cantante, que nunca dejó de mover el cuerpo a velocidad vertiginosa, interpretó Inevitable, otra de las perlas de Dónde están los ladrones (el último álbum que grabó sólo en español).

En todo momento Shakira dio un mensaje de paz, pero en esa parte del show fue más clara con el tema Octavo día, en la que sus músicos usaron máscaras grotescas de, entre otros, Fidel Castro, Saddam Hussein y George W. Bush.

Hacia el final del concierto la intérprete imprimió un definitivo aire festivo al asunto, con, por ejemplo, otro gran golpe suyo, Un poco de amor, una suerte de reggae en el que cantó a dúo con el tecladista de su grupo.

También hizo bailar con un tema que coquetea con la música disco, durante el cual el estadio fue recorrido por luces de discoteca y se vieron varias de las tradicionales bolas plateadas colgando sobre el techo.

Shakira no podía cerrar la presentación sin Whenever, Wherever, la joya de Laundry Service, que en español se llama Suerte (Suerte que en el sur hayas nacido). Luego subió a una grúa que la llevó a varios pies de altura.

Mientras en la pantalla relucía una frase que, en inglés, hablaba contra el odio, la artista gritó ''gracias Miami por esta noche'' y se lanzó a una suerte de fosa preparada en el centro del escenario.

erperez@herald.com


[Foto Museo Missionario Cinesee]

[Foto Sony Music]

“La mangosta es un animal que siempre me ha fascinado, es un milagro viviente, la mangosta es el único capaz de acabar con una serpiente de un sólo mordisco, pensé que así se puede vencer el odio en el mundo, entonces no dude en colocarle a esta gira El Tour de la Mangosta.”

Regreso
Página diseñada y actualizada por ©Carlos Crismatt Mouthon
E-mail : crismatt@hotmail.com