Make your own free website on Tripod.com
Página Web de Shakira
Esta página fue tomada de la edición del diario El Tiempo del Domingo 6 de Mayo de 2001

Bogotá - Colombia
Domingo 6 de mayo de 2001

ESPECIAL SHAKIRA


 

Mensaje manuscrito de Gabriel García Márquez.

......................................

Hija del talento y la disciplina

JUAN GOSSAIN
Especial para EL TIEMPO

Conozco a la familia de Shakira desde aquellos tiempos felices en que todos éramos jóvenes y vivíamos en Barranquilla. De eso hace ya tantos años que la niñita ni siquiera había nacido. Pero yo sé de dónde viene.

Su padre, WWiam Mebarak, tenia una joyería en el centro de la ciudad y fue el primer hombre que vendió relojes japoneses de cuarzo a los costeños.

Al lado de la caja registradora de su negocio, William escribía unos largos comentarios periodísticos, los firmada con su apellido al revés ("Karabem"), y me los enviaba a mí, que era el jefe de redacción de El Heraldo, para que se los publicara en la edición del sábado.

Su tío Moncho, que en la cédula no se llamaba Ramón, sino Moncho, era mi compañero de tertulia, todas las noches, en la legendaria terraza de "El Mediterráneo". Y su tía-abuela Meira del Mar ya era, desde entonces y para siempre, una de las cumbres más altas de la poesía colombiana.

Su sangre paterna, en consecuencia, procede de esos emigrantes árabes que vinieron aquí a trabajar sin desmayo, a ganarse la vida con esfuerzo y a formar una familia.

Por el lado materno, Shakira proviene de los Ripoll, viajeros europeos que se hicieron famosos en Barranquilla porque eran una familia de arquitectos -en el sentido más artístico de la expresión- y uno de ellos, Ricardo González Ripoll, que llegó a ser alcalde, andaba por las calles con Gabriel García Márquez, escribiendo versos y construyendo puentes.

Árabe por la sangre de su padre, italiana por la de su madre, caribe por nacencia y colombiana de raíz, Shakira es un crisol de razas, hija legítima de un kibbe crudo, una butifarra soledeña y una mandolina de Venecia.

De manera, pues, que como dicen que lo que se hereda no se hurta, el éxito que hoy tiene Shakira no es un golpe de gracia de la naturaleza. Se debe a que Dios la dotó de talento, sin duda, pero ella le agregó la disciplina. Tiene una vena artista que la hereda de su familia, pero también es cierto que ha trabajado sin descanso en la música, como lo hacía su padre, de sol a sol, detrás de un mostrador. Shakira sabe, porque eso fue lo que aprendió en su casa, que nada es fácil en esta vida.


Shakira
es Colombia


Pintura de Shakira del maestro cartagenero Enrique Grau

En los últimos años, una gran parte de las buenas noticias sobre Colombia están asociadas a un nombre: Shakira. Por eso no es extraño que colombianos ilustres como Gabriel García Márquez o Fernando Botero reconozcan su talento y que nombres como Lenny Kravitz, Antonio Banderas, Jennifer López y Christina Aguilera hablen de ella, su música y la mujer detrás de las canciones.

Ellos on el apoyo de los periodistas Juan Gossaín, Felipe Zuleta y Daniel Samper, así como de sus fans, constituyen la materia prima de este especial.

Este es un momento crucial en la carrera de la cantautora barranquillera. El comienzo de una etapa que puede traer mejores noticias para Colombia. A su disco Mtv Unplugged prácticamente no le cabe un premio más, se ha ganado casi todos: dos premios Grammy latinos y uno americano, un premio Billboard y dos premios Lo Nuestro,

Se cierra pues un ciclo y comienza otro, otros mercados, otros retos, otro idioma. Shakira se globaliza aún más y con ella el nombre de Colombia.

Su fama y su prestigio es tan grande que como muchas celebridades es objeto de toda suerte de noticias, chismes y hasta "biografías" no autorizadas. Este especial es un documento, que permite acercarse a su mundo sin especulaciones y con la admiración de la gente que la respeta.

El maestro Enrique Grau es un ferviente admirador de Shakira. Tanto que la pintó para el especial que sobre la cantante pop publica hoy EL TIEMPO.
[Tomada de la primera página de la edición del domingo 6 de mayo de 2001]
 

Cuento con la fortuna de estar en boca de Shakira como también cuento con la fortuna de ser uno de los millones de colombianos que hoy estamos en boca del resto del resto del mundo gracias a cada una de sus canciones. Vendrán mas Grammy, Billboards, y los más importante, el fervoroso aplauso de quienes te admiramos.

Mensaje del pintor Fernando Botero.

......................................

She is great

FELIPE ZULETA
Especial para EL TIEMPO

Conocí a Shakira, aunque la verdad conocer suena pretencioso. Vi a Shakira en persona cuando yo era presentador de noticias en un programa de la mañana. Ese día solo leí dos o tres titulares, el resto del programa estuvo dedicado a la cantante, cosa que me sirvió para saber algunos datos de quien nunca pense tener que saber nada distinto a que era un personaje importante en la nueva música colombiana.

Cuatro años después y en un lugar que nunca imaginé, me tope con Shakira, pero de una forma muy distinta. Estaba yo en el almacén de discos más grande de Vancouver (Canadá). Mientras recorría la sección de música pop, vi a una adolescente con el disco de Shakira en la mano, al lado otra persona la recriminaba en un inglés acentuado, recordándole que ese no era el disco que buscaban. "Este ya lo tenemos", dijo la acompañante.

Ninguna de las dos tenía rasgos occidentales. Después viene a saber que eran coreanas. Para completar la escena, dije que era colombiano al igual que Shakira, -quien, expliqué socarronamente, es de una ciudad costera al norte del país.

Nunca me imagine que por sapo me iba a meter en un lío que me costaría un verdadero dolor de cabeza.

"¿Colombiano? Él debe saber", grito la niña. Nunca antes alguien me había hecho un cuestionario tan detallado de un tercero.

¿Va a venir a Canadá? ¿Dónde será su próximo concierto? ¿Cuándo sale el disco en inglés? ¿Sigue con el pelo mono? ¿Dónde está viviendo? ¿Cantará Ojos Así y Pies descalzos en inglés? ¿Sigue con el hijo del presidente argentino? ¿Quién le hace la ropa? ¿A dónde le podemos escribir? ¿Cuándo cumple años? Preguntas y más preguntas, todas obvias.

Ese día me di cuenta que como periodista y como colombiano no había hecho la tarea como toca pues siempre creí que era más importante hablar de política y de los gobiernos. Por cuenta y riesgo de aquellos dolorosos temas olvidamos que Colombia también tiene la palabra Shakira dando vueltas por el mundo.

Benditas las coreanas que por cuenta de mi sapería y sus preguntas me hicieron caer en cuenta de que Colombia es Shakira y Shakira, como me dijeron ellas, "is great".


Yo descubrí a Shakira

DANIEL SAMPER PIZANO
Especial para EL TIEMPO

Ahora resulta que todos descubrieron a Shakira. Desde que la cantante barranquillera ganó el premio Grammy, le han aparecido, según mis últimas cuentas, 134 descubridores. Ver la televisión se ha vuelto un ejercicio tedioso, porque a toda hora surge un nuevo "padre artístico" de Shakira. Hay un señor feísimo de Barranquilla que alega haberla encontrado cuando Shakira era quinceañera y compuso su primera canción. Hay otra señora que dice haber sido la primera en descubrir sus dotes para la interpretación, cuando la niña aún estudiaba en el colegio. Me cuentan que hubo un sacerdote que reclamó haber identificado cualidades vocales de excepción en Shakira desde el momento en que, todavía china, cantaba villancicos en la parroquia

Nada de eso es cierto. A Shakira la descubrí yo. Es una historia que pretendía mantener oculta, pero me veo obligado a revelarla ahora, solamente para que brille la verdad histórica.

Corría el año de 1977, trotaba el mes de febrero y caminaba el día 13 cuando apareció en cierta clínica de maternidad de Barranquilla la mamá de Shakira pidiendo pista de aterrizaje. Yo estaba cubriendo para EL TIEMPO una información sobre anestesia peridual, niveles de colesterol y niveles de empleo, y me habían puesto una de esas batas verdes de los médicos con las que procuran aislar a los pacientes de las enfermedades de los periodistas. Se produjo de repente la emergencia del parto. No había sino un médico de turno, que convocó urgentemente al personal médico y paramédico a fin de atender el nacimiento.

No me pregunten por qué acabé yo en la sala de maternidad. Intenté explicar que estaba allí buscando una información, alegué que no tenía ni idea de medicina, amenacé al doctor con denunciarlo por fomentar el ejercicio ilegal de la profesión, pero todo fue inútil: cuando un hospital grita ";Urgencia!" se moviliza todo el mundo y nadie atiende de razones. Estoy seguro de que ha habido paleteros que, aburridos de protestar en vano, practicaron operaciones de corazón abierto. Y a lo mejor con éxito.

Allí me vi, pues, asistiendo a la llegada al mundo de la pequeña que estaba destinada a llamarse Shakira Isabel Mebarak Ripoll. Nunca había estado presente y nunca volví a estar presente en un parto, pero supongo que fue perfecto. Lo que sí recuerdo claramente es que apenas emergió la criatura, el médico le dio un pequeño golpe y la niña emitió un chillido.

Todos lo hacen, me dirán ustedes. Sí, ya lo sé. Todos los niños berrean ante el estímulo del médico y así llenan los pulmones y se matriculan en la vida. Pero el llanto de Shakira era diferente. Sabemos que la nota universal de la naturaleza es La: en ella suenan los teléfonos y los bebés. Shakira no. Tan pronto la oi llorar me di cuenta de que lo hacía en Fa Bemol, nota dificilísima que solo entonaron, recién nacidos, Caruso, Kraus, María Callas y Pacheco. Pero éste último porque el fórceps alcanzó a pellizcarle una oreja, o algo así.

El Fa Bemol de Shakira fue notable. De inmediato comenté a la enfermera que estaba a mi lado:

-Enfermera: esta muchacha va a ser una gran cantante de música pop. Acuérdese de mí.

Ella me contestó:

-Trataré de acordarme. Pero no soy enfermera, sino la muchacha de los tintos, y no sé cómo me trajeron hasta aquí.

Segundos después, cuando el médico se disponía a cortarle el cordón umbilical, la bebé empezó a mover la cintura con tal gracia que el cordón se cayó sin ayuda.

-No solo va a ser una gran cantante pop, sino que además causará sensación como bailarina de ritmos árabes -le dije a la de los tintos-. Acuérdese de mí.

-Trataré de acordarme- contestó.

Han pasado 24 años. Es posible que el cordón hubiera sido primero y la cachetada después. Ya no recuerdo bien. Lo que sí sé con seguridad es que fui yo quien dijo que Shakira iba a ser una gran estrella y fui yo quien auguró que incorporaría la danza árabe al repertorio rock. De modo que no le crean a esa señora vestida de verde que está diciendo por televisión que ella la descubrió desde el mismísimo parto. Nada de eso: la de los tintos se limitó a observar. A Shakira la descubrí fui yo.

TOMADO DE LA REVISTA CARRUSEL No.1.124



"La considero hermosa y maravillosa".
Michael Caine

"Soy muy admiradora de Shakira, pienso que es una artista diferente, siendo latinoamericana está influenciada por el rock y por otras tendencias, me parece que es muy única, la admiro mucho y me gusta su trabajo".
Christina Aguilera

"Es una artista fantástica, su voz posee una extraordinaria gama de matices. Me encanta su video Ojos así".
Lenny Kravitz

"Shakira es una de las artistas más importantes del mundo latino. Colombia debe apoyarla y mimarla porque es su rostro ante el mundo".
Alejandro Sanz

"Pocas veces y después de tanta música descubres algo que suene a nuevo, fresco, personal. Bien... pues vivo rendido ante Shakira. Hemos volado juntos durante horas, muy cerca del cielo, para conocernos algo y quedarnos, creo, con ganas de conocernos más. Mientras tanto, que sepa de mis respetos..."
Miguel Bosé

"Shakira es una de las pocas artistas latinas que logra despegar magia y energía en el espacio. Su sencillez y carisma le pone el mundo a sus pies".
Antonio Banderas

"Colombia es Shakira"
Jennifer López

"Me da muchísimo gusto hasta dónde ha llegado. Tiene un gran futuro por delante. Espero que se case pronto para que me invite".

Celia Cruz

"La he escuchado. Aunque mi música pertenece a otra generación, la respeto mucho"."
Paulo Coelho

"No solo es una gran artsita, sino una gran compositora, con un talento extraordinario, y ante todo auténtico. Sus letras son sin duda fuente de inspiración para muchos compositores".

Franco De Vita

Volver